12 julio, 2020

Momentos para el cambio de la correa de distribución

Es vital tener en consideración que la correa de distribución es una pieza fundamental que debes tener en cuenta en tu coche. En caso de que necesites hacer cualquier tipo de reparación en tu coche lo mejor es optar por los desguaces online, porque allí encontrarás los repuestos de la más alta calidad al coste más bajo.

Sin embargo, algunos conductores no saben cuándo se hace el cambio de esta correa, y por ello he preparado este post para ti. Aquí sabrás cuál es el momento ideal para hacer el cambio de la correa y así conseguirás que tu motor funcione de una forma óptima.

¿Cuándo se cambia la correa de distribución?

El cambio de la correa de distribución depende de varios factores que debes tener en consideración. Los principales que debes tener en cuenta son:

El kilometraje

Este es el factor fundamental para saber cuándo se hace el cambio de aceite en el coche, haciendo que puedas tener unos buenos resultados. Esta pieza del motor tiene una vida útil de 100.000 kilómetros, y por este motivo es indispensable tener en cuenta este punto para que tengas unos buenos resultados.

En todo caso, no se recomienda conducir con una correa degastada porque esto producirá graves averías a tu motor en caso de que la correa se rompa.

Fugas en el motor

Las fugas en el motor pueden ser las peores enemigas de la correa de distribución, en especial porque estas pueden provocar que se tengan problemas de daños a la correa. Cuando detectes cualquier fuga de aceite o líquido refrigerante, debes repararla de inmediato.

Una vez reparada, se recomienda hacer la revisión exhaustiva de la correa de distribución para que compruebes que está en buen estado. De lo contrario, será el momento de hacer el cambio de forma prematura.

Cambio por pérdidas de tensión

Aunque no lo parezca, esta es una causa bastante común de cambio prematuro de la correa de distribución. Esto debido a que al hacer una reparación cercana a la correa de distribución esta pierde la tensión, haciendo que quede completamente inservible.

Esta es una pieza muy delicada del motor, y que no podrá recuperar la tensión bajo ninguna circunstancia. Por este motivo, siempre es recomendable llevar el coche a un taller especializado, y evitar hacer reparaciones cerca de la correa de distribución por tu cuenta. Porque podrías tener que cambiar la correa y gastar dinero de una forma realmente innecesaria.