personal shopper inmobiliario Marbella

Una de las características fundamentales de un inmueble es su coste, y a veces perdemos buenas oportunidades de inversión, porque nos rehusamos a pagar lo que nos piden por ella sin saber cuáles son los elementos que inciden en su valor, por ello, es mejor emprender este camino acompañados de un personal shopper inmobiliario Marbella, que nos ayude a tomar las decisiones correctas.

Pero para tener una excelente relación con nuestro personal shopper es necesario que existan determinados acuerdos y en lo que respecta al coste del inmueble, difícilmente los habrá si no conocemos los factores que influyen en su plusvalía.

En este sentido, la plusvalía es el incremento que experimenta una propiedad en relación a su valor, hecho que está condicionado por una serie de aspectos entre los que destacan: la localización, calidad, y el desenvolvimiento del mercado.

Así pues, en la medida en la que el inmueble esté rodeado de centros educativos, recreativos y comerciales, zonas verdes, posea diversas vías de acceso, servicios públicos y se encuentre en un sector seguro, mayor será su coste. Por tanto, haríamos mal en esperar encontrar la vivienda o local ideal a un precio que se sitúe muy por debajo de lo que el cálculo, en función de los m2, arroje.

De igual forma, el nivel de confort que la propiedad ofrezca al comprador, es un elemento que tiende a elevar su valor y podemos medirlo según la amplitud de esta, distribución de la iluminación, disposición de calefacción, acabados, ventilación y la contaminación alrededor.

Por otra parte, destaca el desarrollo de las relaciones comerciales en el sector inmobiliario, las cuales están definidas por la cantidad de inmuebles disponibles y el número de personas que desean adquirirlos. De manera que si queremos comprar una vivienda o local con características únicas y son muchos los interesados, el precio de este aumentará.

Estar al tanto de estas condiciones del mercado, nos ayudará a comprender el trabajo del personal shopper inmobiliario que contratemos, y así tengamos expectativas reales, para que finalmente el resultado sea satisfactorio.