5 abril, 2020

Invertir en fondos indexados: una decisión de alta rentabilidad

Alcanzar una gran meta requiere dar los primeros pasos. No importa el tamaño del proyecto o de la magnitud de la visión, todo empieza con una decisión y convicción firme. El mundo de los negocios y el dinero no escapa de esta realidad.

Alejándose de los estereotipos más conservadores surgen nuevas formas de rentabilizar grandes o pequeñas fortunas. Diversas innovaciones no dejan de fluir en la dinámica financiera mundial, atrayendo a distintos tipos de capitales. Invertir en fondos indexados se ha convertido en una de las alternativas más interesantes para todo aquel que desea obtener seguros dividendos.

Los fondos indexados representan una segura opción, que ha ido creciendo paulatinamente como una de las herramientas de inversión en España. Su presencia a nivel global es muy importante como un instrumento del ecosistema de los mercados de capitales.

Actuando como una sociedad colectiva, los fondos de inversión indexados replican el índice de otros mercados bursátiles. De esta forma se endosan la rentabilidad o la perdida de las principales bolsas mundiales. De esta manera se puede acceder al SSE Composite Index, IBEX 35, Dow Jones o Nasdaq 100 entre otros, empleando un solo fondo compartido.

Maximiza tu rentabilidad: claves para elegir un fondo indexado

Si la meta es encontrar la mayor rentabilidad para cualquier capital, el fondo indexado se erige como una opción confiable. Pero antes de escoger este instrumento de inversión es importante considerar algunos aspectos:

  • Revisa tarifas y comisiones. Considerado como el mayor obstáculo para los inversores, los cargos por el manejo y operación de estos fondos se pueden convertir en su peor enemigo. Escoger un fondo indexado de baja comisión es garantía de alta rentabilidad, especialmente si consideramos inversiones a largo plazo.
  • Procurar un fondo de emergencia. Siempre es recomendable poseer una reserva que nos permita cubrir algún importante sobresalto. Además, esto permite un amplio margen de maniobra para arriesgar en distintos activos de un portafolio de inversión.
  • Plazos largos y renta variable. Los fondos indexados establecidos bajo tiempos prolongados y con rentas variables proveen jugosos rendimientos. Una provisión de reserva adecuada garantiza salir airoso de algún movimiento negativo.

El tiempo tu aliado y enemigo

Si hay un elemento en que el hombre no tiene absoluto control es del inexorable tiempo. Determinante como ningún otro factor, las finanzas van siempre contra reloj. Es por ello que el sentido de oportunidad prevalece por encima de otra variable, en el agitado mundo de las inversiones.

Ante la interrogante de cuál es el momento adecuado para ir tras un fondo de indexado, no existe lugar a dudas: cuanto antes mejor. Y es que el principio básico de funcionamiento de estos fondos es el sencillo interés compuesto. El crecimiento de la rentabilidad de este instrumento depende fundamentalmente de en qué tiempo se dispuso el capital.

Con algunas leves caídas, las estadísticas no mienten: la evolución de los mercados e índices bursátiles del mundo no cesan en crecer. Es por ello que el momento de apostar por los fondos indexados es en este preciso ahora.