ley proteccion de datosLa Ley Protección de Datos prohíbe entre otras cosas, el envío de mensajes Spam o correo basura, ya que este ha sido el medio por excelencia mediante el cual se acosa a personas o se vulnera su seguridad a través de virus, por lo que los mismos son objeto de gran rechazo entre la población.

Dicha prohibición, también abarca todo contacto electrónico con los destinatarios sin que antes estos lo hayan consentido y este, es un gran detalle que debe ser tenido en cuenta a la hora de ejecutar alguna campaña publicitaria que implique el contacto con los clientes a través de algunos medios tales como correos electrónicos e inclusive los mensajes en plataformas como WhatsApp.

Sin embargo, no se trata de una legislación que plantea un sinfín de prohibiciones sin dejar alternativas; quienes han sido sancionados como consecuencia de su aplicación son aquellos a quienes les ha faltado el oportuno asesoramiento al respecto.

Requisitos a tener en cuenta

Tampoco hay que mirar a la Ley Orgánica de Protección de Datos como a un enemigo que intenta limitar nuestras oportunidades publicitarias, simplemente se trata de una legislación que pretende proteger a los ciudadanos del mal uso de su información personal y de los abusos contra la seguridad que puedan ser ejecutados en aprovechamiento de esta.

En este sentido, la prohibición del Spam tiene la respectiva excepción que tiende a acompañar a este tipo de normas, con lo cual se reconoce el derecho y libertad de las empresas de poner en práctica sus estrategias comerciales. Esta consiste en poseer un comprobante donde se demuestre que el destinatario está de acuerdo con la recepción de este tipo de comunicaciones.

En pocas palabras, si la persona ha pedido que se le envíen promociones o novedades sobre algún producto o al contratar algún otro servicio haya aprobado este también, no existe impedimento legal para enviarlos.

De igual forma, es necesario dejar abierta la posibilidad de cancelar las suscripciones a este tipo de servicios y siempre consultar cada paso a dar para tener la seguridad de que estamos actuando dentro del margen de la Ley Orgánica de Protección de Datos.