Las neveras necesitan ser limpiadas de adentro hacia afuera. Si bien es cierto que no es una tarea demasiado agradable, saber cómo hacerlo de manera eficiente y eficaz que le ahorrará un montón de tiempo y molestias. Por supuesto, lo primero que tendrás que hacer será sacar las estanterías y los cajones u otras superficies desmontables que puedan haber en las neveras.

Una vez hecho esto, lo más recomendable pasa por lavar las estanterías, cajones y otras superficies con la mano, ya que no se deben lavar en el lavavjillas. Para ello, ayúdate de un buen cepillo o una esponja para fregar y lava con agua fría. En el caso de que veas manchas difíciles de quitar, podrás extraerlas con agua caliente y un pequeño chorro de amoniaco.

20140303092609

Por lo que respecta al interior de la nevera, lo mejor será que se limpie con una solución de limpieza, todo ello con un paño limpio o, en su defecto, una buena esponja. En la misma línea, asegúrate de limpiar las puertas de la nevera. Y es que es otra de las partes a tener en cuenta. Para hacer este proceso siempre puedes recurrir a la ayuda de un limpiador químico en el caso de que lo consideres necesario.

Una vez tengas todo limpio y seco, ya solo quedará reintroducir la comida en el refrigerador. Recuerda que antes tendrás que haber limpiado todas las zonas del refrigerador sin excepción. Comprueba las fechas de caducidad para, de paso, ver si tienes algún artículo que ya está caducado y evitar así que en unos días la nevera acabe echando un olor indeseable En el caso de que no te apetezca o no tengas demasiado tiempo a hacer frente a este tipo de tareas siempre puedes recurrir a las empresas de limpieza en Granollers que seguro podrán ayudarte con ello.